Go to Top

El despliegue del talento en nuestros hijos

El sábado pasado, 24 de enero, Óscar Corominas impartió una conferencia en Ciudad Real, dirigida a la Asociación de padres y madres del colegio Nuestra Señora del Rosario. Abordó los temas esenciales de cara a una educación eficaz de los hijos, con el objetivo de que puedan desplegar su talento y disponer de las herramientas básicas para ser felices.

La idea principal que destacó Óscar es esa necesidad primera que posee todo ser humano, y especialmente cualquier niño: necesitan sentirse vistos y queridos. Un hijo necesita que sus padres le miren a los ojos, que le miren adecuadamente. Ocurre a veces que pase toda una vida sin que padres e hijos tengan un encuentro real. Un ser humano, un niño, necesita amor y atención; y eso no quiere decir sobreprotección. Encontrar esa forma adecuada de mirar a los hijos es el gran y hermoso reto de los padres. Cuando aprendes a mirarlos, te encuentras con ellos.

Si pensamos en educación, es común y muy natural que los padres deseen lo mejor para sus hijos. Aunque esto tenga que ser así, y sea bueno que así sea, lo que puede ocurrir es que los padres no siempre saben concretar muy bien qué es lo bueno para sus hijos. Para saberlo, es necesario ponerse en el lugar del hijo, dedicar tiempo entregado y, bajo el prisma del amor, saber qué es lo mejor para él. Cualquier padre, como tal, va a tender a darle todo lo mejor que tenga a sus hijos. Esto, sin embargo, puede ser incompatible con un verdadero querer. Muchas veces, lo cómodo no tiene por qué ser lo ideal o lo mejor para ellos. Educar supone un esfuerzo que merece la pena llevar a cabo. Los niños necesitan a veces seguridad y en otras ocasiones riesgos; ellos también van a tener que decidir y construir su propia vida.

En relación con estas ideas cabe afirmar que los niños también tienen esa zona de confort que también será bueno romper. Óscar lo expresaba así, hablando de la diferencia entre voluntad y voluntarismo; “una vida cómoda no es una vida con sentido; la incomodidad y cierta tensión es lo que dan sentido a esta vida.” En la vida de cualquier persona el dinamismo es algo muy positivo, y eso es algo que también han de aprender los jóvenes y los niños. Aunque tengan muchas necesidades, un niño también necesita experimentar, desarrollar su creatividad, encontrarse ante dificultades, etc.

Unido a estos planteamientos, Óscar planteaba la siguiente pregunta: ¿En dónde ponemos nuestro corazón y el edificio de nuestra vida? Si ponemos la motivación en cosas extrínsecas y temporales nuestra vida se quedará corta y esto es lo que nuestros hijos recibirán; porque los hijos hacen lo que les ven hacer a sus padres. Verdaderamente, todas estas cuestiones extrínsecas se terminan, tienen un plazo de caducidad y no hacen feliz a nadie.

La propuesta más certera que ha querido presentar Óscar pasa por centrarnos en nuestro ser; esta es la alternativa más poderosa. Nuestro ser es lo verdaderamente valioso que podemos darles a nuestros hijos, lo mejor que podemos darles. Mientras lo que dices, haces o piensas puede variar, lo que eres es lo importante, lo que permanece y perdura. Como aconsejaba Óscar, no hay que tener miedo de nuestras posibles incoherencias en tanto y cuanto estemos luchando e intentando mejorar. De cosas como esta un hijo sí que puede coger buen ejemplo. Pedir perdón a un hijo, por ejemplo, y hacerlo mirándole a los ojos, no tiene absolutamente nada de negativo; le estás mostrando tu humanidad. El mejor testimonio para unos hijos es que los padres sean como son verdaderamente: frágiles y al mismo tiempo muy fuertes.

Los niños son esponjas que pueden captar perfectamente de sus padres infinitos aspectos que tienen que ver con la vida misma: que no hay por qué tener miedo a exponerse, que es normal equivocarse pero intentar mejorarlo, que hay que ser uno mismo, que el perdón es algo muy positivo…

El fruto de esa educación serán hombres y mujeres dotados de las suficientes herramientas para construir una vida propia y con sentido.

Clip to Evernote

About Oscar Corominas

Óscar Corominas es abogado. Ha desarrollado su carrera profesional en despachos de reconocido prestigio. Actualmente lidera su propio bufete de abogados en Madrid "Corominas Abogados y Asesores". También es empresario. Programa Desarrollo Directivo IESE Bussines School 2006. Experto en dirección de equipos. Tomando ocasión de estas actividades profesionales, Óscar ha desarrollado su vocación personal acompañando tanto a profesionales como a particulares a través del Coaching. Para ello, se ha formado como Experto Universitario en Inteligencia Emocional por la Universidad de Alcalá de Henares, como Executive Coach, por la Escuela Europea de Coaching, y graduado por la International Coach Federation (ICF) en Accredited Coach Training Program (ACTP); es miembro de "The International Coach Federation", y como Experto Universitario por la Universidad Francisco de Vitoria en creatividad y valores de la Escuela de Pensamiento y Creatividad de D. Alfonso López Quintás. Master en Humanidades y Doctorando por la Universidad Francisco de Vitoria Es Presidente de la empresa de desarrollo personal y profesional "Libera tu Talento" que imparte programas de formación a empresas, centros educativos, fundaciones y asociaciones, y a particulares. Conferenciante y formador de capacidades y actitudes como el desarrollo de las Competencias Emocionales y la Creatividad; la Asertividad; el Autoconocimiento para lograr un adecuado desarrollo personal; Modos de fomentar el desarrollo integral de la persona: desarrollo físico, emocional, intelectual y espiritual; la Proactividad y una sana psicología positiva; Ser y Hacer; Liderazgo, Motivación. Formador del Instituto de Iniciativas de Orientación Familiar. Desarrolla su faceta creativa como pianista y compositor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco − 3 =